Las incógnitas del Madrid de Ancelotti: beneficiados, damnificados e incendios por apagar en su regreso

0
32

Carlo Ancelotti regresa al Real Madrid. El italiano, el artífice de la ansiada décima Copa de Europa vuelve a coger las riendas del equipo blanco en un momento de transición en el que son necesarios varios ajustes para devolver al Madrid a la senda de la victoria. Son varios los puntos clave de esta nueva etapa: beneficiados, damnificados y algunos frentes abiertos que solucionar. Los repasamos.

Desde que se conoció el regreso de ‘Carletto’, han sido tres nombres los que han destacado por encima del resto en tertulias, debates y redes sociales. Isco vivió sus mejores días de blanco con Ancelotti en el banquillo, y ha sido el protagonista secundario de la vuelta del técnico.

Todo apuntaba, antes de la dimisión de Zidane, a que los días del malagueño en Madrid iban a terminar y aunque la vuelta de Ancelotti no tiene por qué cambiar esa situación. ahora tiene más opciones de seguir como madridista.

El caso de Bale sigue siendo particular. El galés ha jugado cedido en el Tottenham donde ha logrado 16 goles en 34 partidos y a lo largo de toda la temporada su nombre no ha dejado estar ligado a la actualidad del Real Madrid, especulando con un posible regreso. Bale era un fijo de Ancelotti y quizá el italiano sea capaz de sacar de él lo que le quede de gloria.

Sin embargo, en el caso de estos dos jugadores y teniendo en cuenta el necesario cambio de rumbo que se debe dar al Madrid, la llegada de Ancelotti debería servir para mirar hacia adelante y no para vivir en un bucle temporal en el que parezca de nuevo 2014.

Por este mismo motivo, y aunque James Rodríguez es jugador fetiche de Ancelotti y una petición expresa suya para su Everton, la vuelta del Madrid a la senda de la victoria debe implicar romper con el pasado. Pese a esto, el nombre del colombiano ha sido tendencia desde el anuncio de la era Carletto 2.0.

La no renovación de Sergio Ramos con el Real Madrid es alarmante a menos de un mes de la finalización de su contrato. Todo apunta a que ha tomado una decisión en firme y los días del capitán en la casa blanca han llegado a su fin. Ancelotti deberá optar por aceptar y dejarle ir o intermediar para tratar de retenerle. Todo ello, en función del tipo de reestructuración deportiva que tenga en mente el italiano, si será continuista o pretende comenzar una revolución.

Casos parecidos son los de Marcelo y Varane, que no viven su mejor momento y tienen relevos de más garantía, como ya se ha visto con Mendy en el caso del lateral y con el fichaje de Alaba y la explosión de Militao en el caso de la zaga central.

Además del ya comentado caso de Gareth Bale, el Real Madrid tiene otros seis jugadores cedidos que terminan su préstamo el 30 de junio de 2021: Jesús Vallejo, Brahím, Kubo, Jovic, Ceballos y Odegaard. El caso del noruego es especialmente delicado y es que la afición clama por retenerle pero él nunca ha aceptado no tener el protagonismo del que ha gozado en clubes como Real Sociedad y Arsenal.

Por Ancelotti y su equipo deben pasar obligatoriamente estos nombres y valorar caso por caso si encajan o no en el ‘nuevo’ Real Madrid que deben configurar para iniciar la renovación generacional.

Rodrygo y Vinícius son dos de los llamados a ser parte importante de la delantera madridista. Pese a los continuos fallos del segundo, ha gozado de numerosas oportunidades y se ha hecho un hueco entre los grandes. Sin embargo, el cambio de técnico, tras contar este con la confianza plena de Zidane hasta el punto de colocarle en posiciones antinaturales, puede perjudicar a Vini. La gestión de Ancelotti de ambos brasileños también marcará cómo funcionará su nuevo Madrid.

Nadie debería osar a tocar a los dos segundos, pero Casemiro no era, en su momento, santo de devoción de Ancelotti y acabó cedido. El centro del campo que forman los tres ha reinado en Europa en los últimos años de la mano de Zidane y sigue funcionando. Pero, a nuevo técnico, incertidumbre segura.

Dani Carvajal, pese a las continuas lesiones, tiene la tarjeta de titular del lateral derecho del Real Madrid. Tanto es así que, en su ausencia, Zidane ha apostado poco por Odriozola y sólo tiró del vasco cuando se lesionó su recambio, el sorprendente buen no lateral Lucas Vázquez.

Con la inminente renovación del gallego, quizá Ancelotti siga la senda de Zidane y emplee al de Curtis por la banda, lo que dejaría al ex de la Real de nuevo en tierra de nadie.

El belga es uno de los fichajes que menos rentables han resultado al Real Madrid en los últimos años. Tras años de idilio entre el jugador y el club, ambos lograron encontrarse, pero lo que se esperaba de Hazard con su ansiada llegada no se ha acercado ni a su sombra. Ancelotti debe intentar exprimir su juego y la gran noticia del regreso de Pintus para ponerse al frente de la preparación física puede poner las pilas al belga.

Lo único que parece claro en esta nueva etapa es que el Real Madrid necesita renovarse. Sin embargo, la situación económica actual a la que tanto aludió Florentino Pérez durante sus justificaciones de la creación de la Superliga, impide romper el mercado a golpe de bomba veraniega. Mbappé es el gran sueño, pero hay mucho que vender para poder asumir el fichaje de la perla francesa.

¿Será la incorporación de Mbappé el fin último de las salidas que se realicen este verano? El Real Madrid da por inaugurado el mercado veraniego (su ‘summeriana’, que dirían los tuiteros) con más incertidumbre, dudas y expectativas de la última década.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

12 + once =