Las negociaciones del Barça para que Leo Messi siga: una renovación pactada, una inscripción complicada

0
50

La pretemporada 2021/22 del Barcelona arrancó este lunes y lo hizo sin Messi. No es novedad que no estuviera presente en los primeros entrenamientos, dado que eso ya se sabía –Leo acaba de finalizar su participación en la Copa América–, pero sí lo es que el argentino no sea, a día de hoy, jugador azulgrana. La explicación es sencilla: el acuerdo entre el club y el futbolista para la renovación del contrato, que finalizó el 30 de junio, ya es total, según ha podido saber 20minutos, pero falta por solucionar el tema de la inscripción, con el limite salarial impuesto por LaLiga como gran problema.

El Barça necesita hacerle hueco a la ficha de Messi para poder rubricar su acuerdo con el futbolista. En el club, la tranquilidad es absoluta con la situación. La confianza es total, pues las negociaciones han salido adelante mientras Leo disputaba el torneo sudamericano, que coronó a Argentina como campeona. Consideran, por lo tanto, en el club azulgrana que no es más que una cuestión de tiempo, esperar a solucionar varias ventas y salidas de jugadores para poder hacer oficial la renovación de Messi.

En el Control Económico de LaLiga encuentra el Barça su gran problema. El club blaugrana no cumplió con las previsiones de ingresos presupuestados el año pasado (828 millones de ingresos), y las pérdidas harán que el límite salarial de la plantilla (el dinero destinado a jugadores, staff técnico y filial) vaya a ser reducido. A comienzos de la temporada pasada, dicho límite era de 382 millones de euros, reducido en enero a 347. Así, la entidad culé, que ya supera ampliamente ese límite salarial, no podrá inscribir a nuevos jugadores (el de Messi es un nuevo contrato) hasta que no reduzca su masa salarial.

Este punto fue confirmado por Javier Tebas el pasado jueves. “No sé si Messi empezará la Liga con el Barça”, reconoció el presidente de LaLiga. “Si no hay salidas, es imposible”, agregó. El mensaje no pudo ser más claro. El espacio que tiene que hacer el Barça es importante. “Una cosa es pasarse el límite salarial y otra que puedan incorporar o renovar jugadores con la regla del 1×4: cada cuatro euros que ahorran, un euro pueden incorporarlo“, explicó Tebas. Dicho de otra forma: si Messi cobrará al año 100 millones de euros brutos, el Barça tendrá que quitarse 400 millones. Si lo que recibirá 50 millones, tendrá que reducir su masa salarial en 200 millones.

Su masa salarial (nóminas y amortizaciones por fichajes), según sus presupuestos, fue el año pasado de 506 millones de euros… y eso que varios pagos fueron diferidos tras las renovaciones de jugadores como Piqué,Ter Stegen, Lenglet y De Jong. Una cantidad complicada de rebajar.

El plan del Barça es claro: se hará lo que se tenga que hacer para hacer hueco a Messi, y eso incluye a jugadores que parecían intransferibles. El activo de más valor que tiene el club es Antoine Griezmann, un jugador con mucho cartel. Pese al interés del Atlético de Madrid (Mundo Deportivo informó de un posible intercambio por Saúl), la opción más probable es la Premier League. El jugador liberaría un importante salario (unos 46 millones brutos), pero aún quedan por amortizar unos 80 ‘kilos’ de su costoso fichaje (135).

Con jugadores como Jordi Alba o Sergio Busquets, que vienen de hacer una gran Eurocopa, Laporta tiene planeado sentarse y pedirles una rebaja salarial. Y las salidas de Ousmane Dembélé, Samuel Umtiti y Philippe Coutinho son consideradas prioritarias, aunque los problemas físicos de los dos primeros y la alta ficha del segundo lo complican.

El resto, prácticamante todos son considerados prescindibles. Solo Pedri, Ansu Fati y Frenkie de Jong tienen el cartel de intransferibles. Joan Laporta tiene claro que hará lo que sea necesario para poder llevar a buen puerto el acuerdo que ya tiene con Leo Messi.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

quince − uno =