Las notas de la plantilla de un Atlético campeón

0
36

Luis Suárez cambió Liverpool por Barcelona en 2014, con el propósito, que cumplió, de reforzar un ataque ya legendario. En las filas del club azulgrana trabó una amistad especial con Messi, una conexión que se manifestaba dentro y fuera del terreno de juego. Hasta que el verano pasado saltó la sorpresa: ya no contaban con él. Y entonces apareció el Atlético.

Un cambio de ciudad que sorprendió a todos, pero que parecía augurar que era la pieza que el Cholo necesitaba para perfeccionar al conjunto colchonero y volver a atacar la Liga. Y así ha sido.

Suárez ha destacado en una temporada marcada por el coronavirus, que él mismo pasó, y ha logrado 19 goles con la camiseta rojiblanca, imprescindibles para aunar a su equipo hasta lo más alto.

Con altibajos y fallos clamorosos de cara a puerta, pero con un gen ganador que ha contribuido a engrandecer el ya de por sí espíritu de lucha incansable del equipo madrileño.

Ya en su debut en septiembre ante el Granada en Liga dejó un doblete y una asistencia a modo de declaración de intenciones. El Barça le había descartado y lo regaló a un Atlético que se frotaba las manos, con razón, ante la llegada del uruguayo.

No ha corrido la misma suerte de cara al gol en competición europea, pero sus 19 goles en Liga le colocan como máximo goleador del Atlético, seguido por un estratosférico Marcos Llorente con 12 dianas. Quizá Suárez no esperaba el cambio radical al que se vio obligado el verano pasado con la llegada de Koeman al Barça, pero seguro que, a día de hoy, no lo recuerda con demasiada pena.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

uno × 5 =