Lewis Hamilton, atacado con insultos racistas tras su accidente con Verstappen en Silverstone

0
86

Lewis Hamilton se ha tomado como una cruzada personal la lucha contra el racismo, algo que le ha convertido en objeto de elogio unánime pero también de ataques por parte de los intolerantes.

Después de ganar un Gran Premio marcado por el accidente que provocó sobre Max Verstappen, que acabó en el hospital, el exceso de alegría por su victoria y su manera de celebrarlo ha sido duramente criticado, no sólo por parte del propio piloto de Red Bull víctima de su agresividad en Copse, sino también de la afición.

En todas las publicaciones en redes sociales de Mercedes o del propio Hamilton ha recibido numerosos mensajes abroncándole por su peligrosa acción, entre los que se han colado burlas racistas e insultos xenófobos.

Mensajes con emoticonos de monos, llamándole ‘negro’ despectivamente o mandándole a su país (es británico, pero su padre procede de la Granada caribeña) son sólo algunos de los ejemplos del comportamiento racista que ha recibido Hamilton. Muchos de ellos ya han sido borrados por parte del equipo de redes sociales de Mercedes, pero la situación ha derivado en una queja formal por parte de la Fórmula 1, la FIA y la propia escudería angloalemana.

En un comunicado conjunto, las tres entidades condenan lo sucedido:

“Durante y después del Gran Premio de Gran Bretaña de ayer, Lewis Hamilton fue objeto de múltiples casos de abuso racista en las redes sociales tras una colisión en carrera. La Fórmula 1, la FIA y el Mercedes-AMG Petronas F1 Team condenan este comportamiento en los términos más enérgicos posibles. Estas personas no tienen cabida en nuestro deporte e instamos a que los responsables rindan cuentas de sus acciones. La Fórmula 1, la FIA, los pilotos y los equipos están trabajando para construir un deporte más diverso e inclusivo, y esos casos inaceptables de abuso en línea deben destacarse y eliminarse”.

Hamilton es la última víctima del racismo en las redes sociales, pero ni mucho menos la primera. En las últimas semanas, los futbolistas Marcus Rashford, Buyako Saka y Jadon Sancho han sido objeto de una campaña de insultos por haber fallado sus penaltis en la tanda que decidió la final de la Eurocopa frente a Italia. El asunto ha tomado tintes dramáticos, y las entidades deportivas están pidiendo a las autoridades que tomen medidas en el asunto.

Los deportistas británicos han demostrado un alto compromiso en la lucha contra el racismo. Gestos como arrodillarse antes de los partidos o la propia campaña de Lewis Hamilton, que ha derivado en la acción global de la Fórmula 1 “We Race As One” para promover la diversidad y la inclusión en el deporte, han sido constantes de un tiempo a esta parte. Algo que, por otro lado, también ha polarizado las opiniones sobre ellos.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

quince − siete =