Llega la hora de la verdad: España busca ante Croacia pasar a unos cuartos de un gran torneo casi una década después

0
170

Las dudas de la primera fase son ya historia para la selección española, que afronta su duelo de este lunes ante Croacia con el gran sabor de boca que dejó la goleada ante Eslovaquia que certificó la clasificación. La hora de la verdad llega para la Roja en el mejor momento ante un equipo balcánico que ha sufrido un duro golpe: el positivo en Covid de Perisic, su mejor arma ofensiva, le deja fuera del choque de los octavos de final.

España es una incógnita. En los tres primeros partidos, dejó muchas dudas, pero también puso sobre el tapete sus grandes virtudes: gran control del juego y dominio constante de los partidos. Ante los croatas, nadie duda que el dominio del balón será de los de Luis Enrique, que esperan tener un acierto similar al del último partido. Si no, tocará sufrir ante un equipo con una sólida defensa y un centro del campo liderado por el eternamente joven Luka Modric.

No se esperan demasiados cambios en el once del técnico asturiano con respecto al que se vio ante los eslovacos. Con Busquets absolutamente indiscutible, falta ver qué pasa con las otras tres novedades del miércoles: Azpilucueta aportó solidez desde la banda derecha de la defensa y Sarabia presencia y gol, por lo que parece que estarán en el once. Algo más de dudas hay con Eric García, con Pau Torres reclamando un sitio como titular.

El resto, parecen inamovibles. Gerard Moreno y Morata no están teniendo suerte, pero son los jugadores con más gol del equipo y Lucho confía plenamente en ambos. Ferran Torres, la alternativa, podría ser el revulsivo o refresco para la segunda mitad. Y en el medio, Koke y Pedri son dos fijos para el seleccionador, que, como en él es habitual, no dio ninguna pista. “Me gusta tanto el equipo que podrían jugar cualquiera de los 24, cualquiera me daría garantías para jugar unos octavos”.

Luis Enrique espera a una selección croata que se repliegue atrás y busque el contragolpe, la tónica habitual en los partidos de España. “El rival suele cambiar cuando juega contra nosotros. Croacia sabe lo que quiere hacer, me imagino que harán un repliegue medio, pero lo que va a determinar su actitud es el resultado”, explicó el asturiano.

Sin embargo, desde el bando balcánico, el mensaje es bien distinto. “Queremos tener la pelota y controlar el partido. En ciertos momentos, el contraataque pude ser una solución, pero no se puede jugar todo el partido así”, aseguró Marcelo Brozovic, centrocampista croata del Inter de Milán. “No vamos a defendernos todo el partido, vamos a atacar”, insistió.

En la misma línea se pronunció Zlatko Dalic, seleccionador croata. “Nos enfrentamos a un equipo de muchísima calidad, un rival fuerte, pero no creemos que España sea superior a nosotros”.

Pese al mensaje lanzado por Croacia, la baja de Ivan Perisic es muy dura, sin duda su gran arma ofensiva. Sin él, Ante Rebic será la gran referencia arriba, aunque los balcánicos dependen en gran medida de lo que sean capaces de hacer sus centrocampistas, con Brozovic y Mateo Kovacic como escuderos de un Luka Modric que sigue en estado de gracia y que ante Escocia firmó uno de los mejores goles del torneo.

Se miden en Copenhague viejos conocidos, dos equipos que ya se han enfrentado en las dos últimas Eurocopas, partidos de la máxima igualdad. En 2012 ganó España con muchos apuros (1-0), en 2016 lo hizo Croacia con gol de Perisic en la recta final (2-1). Los balcánicos llegan como vigentes subcampeones del mundo, los españoles con ganas de volver a unos cuartos de final de un gran torneo, algo que no pasa desde hace nueve años. Demasiado tiempo.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

3 − 3 =