Lluvia de protestas de los pilotos de la parrilla tras el surrealista GP de Bélgica de F1: "El dinero manda"

0
54

La Fórmula 1 vivió uno de sus momentos más esperpénticos de los últimos años el pasado domingo con la celebración del GP de Bélgica, donde la lluvia impidió llevar a cabo una carrera con normalidad y terminó dejando una situación completamente surrealista. Tras varias horas de espera se decidió llevar a cabo una salida desde el pit lane y después de solo tres vueltas detrás del coche de seguridad la carrera se dio por finalizada y, de manera aún más surrealista, como disputada.

Una vez concluido este ‘gran circo’, las reacciones no tardaron en llegar y hasta la F1 quiso pedir disculpas, sobre todo a los miles de aficionados que aguardaron horas bajo el diluvio belga con la esperanza de ver la carrera. Sin embargo, los pilotos tampoco se sintieron muy satisfechos con la decisión y así lo mostraron tras confirmarse que se repartirían puntos (la mitad) por este GP.

Uno de los más contundentes fue el campeón del mundo, Lewis Hamilton, quien atizó a los mandamases y recordó que “el dinero manda”, antes de calificar de “farsa” lo ocurrido en Spa. “Fue literalmente eso: dos vueltas para empezar la carrera, todo un escenario relacionado con el dinero. Así todo el mundo tiene su dinero. Es una pena que no podamos disputar la carrera mañana. Estoy muy triste, me encanta este circuito pero lo de hoy no fue una carrera”, declaró.

Del mismo modo, el británico quiso alzar la voz en nombre de los aficionados. “Estoy muy decepcionado. Les han robado una carrera a los aficionados. Espero que devuelvan el dinero, porque desafortunadamente no llegaron a ver algo por lo que pagaron”, añadió Hamilton.

El GP de Bélgica tampoco terminó siendo nada bueno para los españoles, que por su mala clasificación del sábado, terminaron siendo también perjudicados por la decisión. Carlos Sainz terminó décimo y recibió medio punto, una posición por encima de Fernando Alonso.

El asturiano, con casi veinte años de F1 a sus espaldas, ha descrito lo ocurrido como “absurdo” y lamentó que se tomase una decisión que fuese solo un movimiento de marketing. “Estas últimas tres vueltas, supongo que son más una operación de marketing para dar tres vueltas, decir que no se podía (correr), dar los puntos y todos contentos. Porque sin estas tres vueltas los puntos no se podían dar, me parece”, opinó.

También en lo deportivo, Alonso expuso su incredulidad con que se repartiesen puntos por tres vueltas circuladas tras el ‘safety car’. “Nos estamos jugando mucho en el campeonato de constructores. Nos estamos jugando bonus, nos estamos jugando muchas cosas. Muchos han tenido las Navidades anticipadas porque, hoy, sin poder correr, que te den los puntos. Es un shock“, apuntó.

También dejó un amargo sabor de boca para Sainz, quien tampoco entendía que se otorgasen puntos de este GP. “Repartir puntos por una carrera que no ha habido me parece mal. No debe haber resultado en una carrera que no ha existido. El tiempo no nos ha dejado correr y a veces pasa. Es un medio punto que no me merezco, no me entusiasma”, expresó.

De hecho, ni los “ganadores” de la carrera terminaron satisfechos. Max Verstappen, que se llevó los 12,5 puntos al terminar primero, explicó que “no es así como quieres ganar”, mientras que Vettel veía la situación como “una broma”. “¿Qué hemos hecho hoy para ganar los puntos? No lo sé”, reflexionó el alemán.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

20 + seis =