Los Juegos Olímpicos de Munich 1972 y su 'martes negro' tras el asesinato de once deportistas israelíes

0
29

Esta cita olímpica en Múnich ha pasado a la historia por el ‘martes negro’. Un comando terrorista palestino, de la organización ‘Septiembre Negro’, entró en la Villa Olímpica y mató a dos deportistas israelíes y secuestró a nueve. A cambio de su liberación, pedían la excarcelación de 200 guerrilleros palestinos, presos en Israel.

Se les permitió trasladarse en helicóptero hasta el aeropuerto. Allí, la policía alemana abrió fuego contra los terroristas, que hicieron estallar varias granadas, provocando la muerte de todos los rehenes, tres de los seis secuestradores y un policía alemán.

Los Juegos se suspendieron durante las 34 horas que duró el secuestro y tras una ceremonia religiosa en el propio estadio se decidió mediante una votación que continuara la competición. Israel se decantó porque las pruebas se reanudaran, pero retiró a su equipo, al igual que Noruega, Holanda y Filipinas.

Acudieron más de 130 atletas españolas, pero solo lograron una medalla de bronce, de Enrique Rodríguez Cal en boxeo (peso minimosca). En los 10.000 m, Mariano Haro logró un meritorio cuarto puesto.

La mala noticia llegó en ciclismo. Jaime Huélamo fue tercero, pero en el control antidopaje se detectó que había consumido coramina, sustancia que no estaba prohibida por la Federación de ciclismo, pero sí por el COI.

Con siete oros y otros tantos récords mundiales, Mark Spitz fue la estrella de Munich. Tal fue su hazaña que los tres oros, una plata y un bronce de la nadadora australiana Shane Gould no tuvieron tanta repercusión.

En baloncesto, URSS le ganó la final a EEUU y los estadounidense no quisieron recoger la medalla.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

diecisiete + 13 =