Los Juegos Olímpicos de Pekín 2008: Phelps y Bolt se convierten en leyenda

0
29

Los Juegos Olímpicos de Pekín fueron los de Michael Phelps y Usain Bolt, los dos grandes deportistas de aquel verano del 2008. Poderosos, dominantes e incontestables en sus disciplinas, natación y atletismo respectivamente, acapararon la atención en unos campeonatos en los que China consiguió desbancar a Estados Unidos en el medallero oficial.

El país anfitrión, China, fue el gran triunfador en sus Juegos Olímpicos, en los que acumuló 51 oros, 21 platas y 28 bronces, frente a los 36 oros, 38 platas y 36 bronces de EE UU (más medallas pero menos oros). Rusia secundó a ambas selecciones en el medallero con un total de 72 preseas, seguida por Reino Unido y Alemania.

Casi todo fue Phelps y Bolt, y viceversa. El nadador estadounidense encumbró su recital batiendo el récord de medallas de oro en unos Juegos al colgarse ocho, una más que Mark Spitz (sumó siete en 1972), y redondeó el hito con siete récords del mundo.

No estuvo solo. Jamaica puso el color y empezó a labrar su historia con el oro en los 100 y en los 200 metros, además de en el relevo de los 4X100 con su país. En las tres ocasiones hubo récord del mundo. Nunca nadie había tenido los récords en los 100 y en los 200 en la historia, ni había logrado el doblete en las dos pruebas de velocidad en los mismos Juegos.

Al margen, también hubo acción. Yelena Isinbayeva logró el oro en salto de pértiga y batió el récord del mundo por vigésimocuarta vez en su carrera , superando a Sergei Bubka; Kenesisa Bekele firmó el doblete en los 5.000 y los 10.000 metros y la selección argentina de fútbol se proclamó campeona olímpica por segunda vez consecutiva en unos Juegos, ganando de manera consecutiva sus últimos 12 partidos, sumando los de Atenas y los de Pekín.

Por su parte, España concluyó su participación en Pekín con 18 medallas, de las que 5 fueron de oro, 10 de plata y 3 de bronce. Un grueso de medallas que situó a España en la posición decimocuarta del medallero oficial.

Samuel Sánchez rompió el hielo con el oro en la prueba de ciclismo en ruta, en una primera semana ilusionante, además, con el oro y la plata de Joan Llaneras en el velódromo.

Clave fue la participación en tenis con el primer oro en la historia en los Juegos, conseguido gracias a Rafa Nadal, y la plata en dobles de Vivi Ruano y Anabel Medina; y exitoso el campeonato de la selección de baloncesto, que se colgó la plata tras caer derrotada en la final a manos de la todopoderosa selección de EE UU (mejor resultado histórico de España junto a la plata de Los Ángeles 84).

Las selecciones de balonmano (bronce), hockey hierba (plata) mejoraron el pésimo balance colectivo en Atenas (cero medallas por equipos) y fue, una vez más, la sincronizada la que dio la cara en la piscina.

Las dos platas logradas por Gemma Mengual, en dúos con Andrea Fuentes, y por equipos con sus fantásticas compañeras, superaron las mejores expectativas y, por supuesto, lo logrado en Atenas, cuando no hubo medallas.

También destacaron Gervasio Deferr con su plata en suelo (gimnasia), José Luis abajo con su bronce en esgrima y las medallas de David Cal (plata en C-1 y oro en K-2) y de Saúl Craviotto y Carlos Pérez (oro).

Las decepciones llegaron en natación y en atletismo. En la primera, solo una final disputada (Ashwin Wildeboer); en la segunda, España se fue de vació tras 20 años de éxitos olímpicos.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

dieciseis − 1 =