Los Mossos registran las oficinas del Barça y detienen a Bartomeu

0
141

La etapa de Josep María Bartomeu como presidente del FC Barcelona pasará a la historia con más sombras que luces. Las humillaciones en Champions League (el 2-8 con el Bayern fue el último clavo de su mandato), la guerra interna con los jugadores que derivó en la amenaza de Messi de irse… Lo deportivo fue para olvidar, en términos generales, pero en lo institucional no han ido mejor.

En un momento muy convulso en lo social en Catalunya, el Barça no ha tenido la estabilidad que hubiera querido. El episodio clave de esa crisis como club ya ha quedado bautizado como el ‘Barçagate’.

El escándalo saltó el 17 de febrero de 2020. SER Catalunya desveló que el Barça había contratado años atrás a la empresa I3 Ventures para, entre otras cosas, crear un clima favorable a la directiva de Bartomeu. Dicha empresa había creado cuentas en las redes sociales para desprestigiar a personas del ‘mundo culé’ que no seguían la línea oficial. Se probó posteriormente que, al menos, seis cuentas de Facebook y varias docenas de perfiles de Twitter con un gran número de seguidores se dedicaban a criticar a periodistas, empresarios, exdirectivos y hasta a jugadores como los mismísimos Leo Messi y Gerard Piqué.

Aunque criticable, esto no era directamente delictivo. Lo que sí lo era fue el pago irregular a esta empresa. Bartomeu y algunos de sus directivos destinaron más de un millón de euros a este fin, pero lo hicieron sin contar con la aprobación de la Junta en su conjunto. Para ello, fueron repartiendo ese presupuesto en otras secciones del club en pequeñas cantidades.

Dos días después, una Junta Extraordinaria derivó en la suspensión de empleo y sueldo de Jaume Masferrer, responsable de presidencia del Barça, la ruptura inmediata del contrato con I3 Ventures y los despachos del Camp Nou convertidos en un polvorín.

Entre el 8 y el 9 de abril dimitieron seis directivos: Emili Rousaud, vicepresidente institucional, presidente del Comité de Adjudicaciones y quien hasta el estallido del caso se daba por hecho que sería el candidato continuista en las próximas elecciones; Enrique Tombas, vicepresidente, tesorero e integrante del Comité de Compliance y de la Comisión Económica; Josep Pont, responsable del área comercial y miembro de la Comisión Económica, y Silvio Elías, directivo encargado del Barça B y otro integrante de la Comisión Económica, Maria Teixidor, secretaria y presidenta de la Comisión de Control y Transparencia, y Jordi Calsamiglia, responsable del área disciplinaria e integrante del Comité de Compliance.

Todo ello derivó en una auditoría externa, que realizó PriceWaterhouseCoopers, cuyos datos propiciaron el primer registro del Camp Nou por parte de los Mossos d’Esquadra el 29 de junio, con objeto de obtener más información y documentos.

Todo este movimiento transcurrió paralelamente a la crisis deportiva, que explotó en el 2-8 con el Bayern. Messi, muy enfadado con Bartomeu ya desde antes, encontró en esa derrota una excusa perfecta para forzar su salida del club culé amparándose en una cláusula para no renovar. Al final, aceptó cumplir su contrato completo… pero la afición no se lo perdonó al aún presidente del Barça. Manifestaciones en las puertas del Camp Nou, gritos y amenazas contra la directiva y contra Bartomeu… La situación se hizo insostenible.

Asediado por todos los frentes, Josep María Bartomeu presentó su dimisión el 28 de octubre, aduciendo que no habían aprobado su presupuesto como argumento final, pero ya muy desgastado. Una de las primeras decisiones de la Junta Gestora de Carles Tusquets fue destituir a Jaume Masferrer de manera inmediata, antes de empezar a negociar la transición hacia una nueva directiva.

Se convocaron elecciones después y el próximo 7 de marzo se elegirá a un nuevo presidente, que saldrá de la terna entre Joan Laporta, Víctor Font y Toni Freixa. Según arrancó la semana de los comicios, un nuevo registro en las oficinas del Camp Nou acabó con la detención de Bartomeu y otros dos directivos.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

cinco × 2 =