Los videojuegos y deporte, complemento perfecto a una buena campaña de marketing y una hamburguesa

0
52

Burger King vuelve a recurrir al combo videojuegos y deportes que tan buen resultado le ha dado en ocasiones anteriores. La cadena de comida rápida ha creado su propia cancha para el NBA 2K21 y da recompensas a los usuarios que la utilicen en sus partidas y anoten desde las posiciones marcadas con premios en forma de comida. Tal cual. Lanzas, anotas y te llevas el producto indicado. No tiene más ciencia, y funciona.

Bajo el lema “con la comida sí se juega”, Burger King quiere aprovechar el tirón de los videojuegos deportivos entre los usuarios de PS4 y PS5. Sólo tienes que descargarte la pista que han creado para la ocasión y jugar. Sencillo y rentable, para el usuario y para la marca. El ejemplo más claro es lo sucedido en 2020 con el FIFA20, cuando la cadena de comida rápida e convirtió en el patrocinador principal en la camiseta del Stevenage FC de la cuarta división inglesa.

De buenas a primeras, y gracias a una magistral campaña de marketing, el Stevenage se convirtió en el equipo más utilizado en el modo “Mi carrera”. El conocido como ‘Stevenage Challenge’ era simple: jugabas con el conjunto inglés, marcabas un gol, dabas una asistencia o hacías un caño, subías el vídeo a Twitter y conseguías premios en Burger King. El resultado fue el de más de 25.000 goles compartidos en la red social del pájaro.

Ahora la mecánica es la misma, pero llevada a la cancha de baloncesto y con el hashtag #BKMenuCourt. El NBA 2K21 cuenta con millones de usuarios on-line en el mundo, por lo que la acogida y el resultado parece que no va a distar mucho del logrado el año pasado.

Puede que Burger King sea una de las marcas que más rentabiliza a la conexión entre los usuarios de los videojuegos y los aficionados a las hamburguesas. Hoy en día mandan las partidas on-line y los streams, pero ya desde antes de esta era, la marca quiso explotar dicho combo. La cadena de hamburgueserías buscó en 2017 repartidores a domicilio con carnet de moto, conocimientos de cultura general y habilidades para los videojuegos. Sí, tal cual. La idea era que los clientes pudieran retar al repartidor a una partida Saber Es Poder o SingStar Celebration y llevarse el pedido gratis.

La industria del videojuego lleva años teniendo un crecimiento exponencial y las marcas han buscado y encontrado diferentes maneras de participar de ella, especialmente en los títulos deportivos. Las compañías de calzado y textil deportivo ganaron protagonismo en los juegos de fútbol y baloncesto, así como las escuderías en los cartuchos de Fórmula 1 y MotoGP.

Los usuarios pueden comprar ropa, zapatillas, accesorios… Pueden moldear sus personajes con el mayor de los realismos y pueden pilotar coches como los oficiales. Las marcas han llegado a tener ganancias de 90.000 millones gracias a su presencia en videojuegos del sector en 2020, tal y como indican las cifras de la web especializada Statista.

En algunos países como México, con 70 millones de usuarios registrados en las plataformas de videojuegos, las empresas ‘anunciadoras’ llegaron a ingresar 600 millones de dólares. Unos números superiores a las ganancias por anuncios en YouTube, Vimeo o las redes sociales. Una muestra clara de que el combo ideal no es hamburguesa, patatas y refresco, sino hamburguesa y videojuegos.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

8 + dieciseis =