Luis Suárez y Marcos Llorente, los descartes de Barcelona y Real Madrid que han hecho campeón al Atleti

0
73

Todos los jugadores del Atlético de Madrid están exultantes después de conquistar una Liga en la que no sólo han superado a Barcelona y Real Madrid, sino en la que además han reivindicado a dos futbolistas que llegaron defenestrados de esos equipos.

Luis Suárez y Marcos Llorente salieron del Camp Nou y del Bernabéu porque no tenían hueco. En ambos casos, sus respectivos presidentes dieron por finalizada su etapa allí, lo que fue aprovechado por el Atlético para encumbrarles. No sólo para hacerles partícipes de la plantilla, sino para convertirles en protagonistas absolutos.

El delantero uruguayo se ha reivindicado tras el evidente menosprecio al que le sometió Josep María Bartomeu. La crisis culé se entiende en parte porque Suárez, gran amigo y socio de Messi, no contaba para los planes blaugranas. Su respuesta: 21 goles de los 67 goles que ha logrado el equipo rojiblanco en esta liga recién conquistada han sido suyos. Algo más de un tercio. Normal que en el césped de Zorrilla estallase en lágrimas tras unos meses complicados.

El caso de Llorente es ligeramente distinto. El centrocampista no sólo ha potenciado sus virtudes, que Zidane no pudo o no quiso ver, sino que se ha reconvertido a las órdenes de Simeone. El técnico ha encontrado en él un pulmón perfecto para mantener la intensidad que tanto pide en su estilo de juego, y no sólo eso, sino que le ha confirmado como un futbolista con gol.

El hijo de ‘El Lechuga’, como se conocía en el vestuario blanco a su padre Paco Llorente por su dieta (Marcos también la cuida al extremo, y sigue la llamada ‘paleodieta‘), es un portento físico y técnico que ha hecho mejores a sus compañeros. El sobresaliente con el que cierra su segunda temporada de rojiblanco lo dice todo.

No es casual que ambos posaran juntos en el vestuario de Valladolid nada más ganar LaLiga. “Lo hicimos juntos. Lo somos juntos”, resumía Llorente en la foto conjunta en la que no sólo retrataban su felicidad, sino la evidente pifia que cometieron con ellos.

Queda por ver hasta dónde llegan. Tanto Suárez como Llorente quieren mantener la línea competitiva, y en buena medida de ello dependerá que Simeone siga. No se puede entender su actuación esta temporada si no es por el argentino, el arquitecto de un proyecto campeón en el que sus rivales han demostrado que no han estado a la altura.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

3 × 1 =