Matt Stutzman, el aquero sin brazos que lanza con los pies busca del podio en los Juegos Paralímpicos

0
53

El estadounidense Matt Stutzman impresionó al mundo en los Juegos Paralímpicos de Londres de 2012 y Río 2016 por su curiosa forma de lanzar las flechas, y en la jornada de este viernes hará su debut en sus terceros Juegos Paralímpicos. “Nací sin brazos, pero no sin voluntad. Con el tiempo he comprendido que puedo hacer un montón de cosas sin ellos y una es el tiro con arco”.

Stutzman sorprendió a curiosos y a extraños por su peculiar forma de disparar su arco. Utiliza su pie izquierdo para colocar la flecha mientras que sostiene el arco con el derecho. Tensa la cuerda gracias a un artilugio sujeto a su hombro derecho. Y, por último, mueve la mandíbula para activarlo y soltar la flecha.

Este estadounidense de 38 años nació en Kansas City con un problema que los médicos no supieron explicar, ya que padecía una mutación que “solo ocurre en uno de cada 350.000 nacimientos”, con la quel no se le desarrollaron ninguno de los dos brazos.

Sus padres biológicos le dieron en adopción con cuatro meses, pero el matrimonio Stutzman, de Kalona (Iowa), lo recibió en su casa cuando Matt tenía 13 meses. Los Stutzman ayudaron a Matt con su discapacidad, enseñándole a ser independiente y a pensar de forma imaginativa para suplir los brazos que no poseía.

Matt siempre ha mostrado una gran capacidad de adaptación y superación. Tardó apenas dos días en dominar sus prótesis en los brazos, al año y medio ya caminaba y comía por sí mismo, aunque las labores que los demás hacían con las manos él las hacía con los pies. Stutzman es padre de tres niños a los que lleva todos los días al colegio en su coche adaptado en el que no es necesario usar los brazos.

El mundo del motor es una de las grandes pasiones del arquero estadounidense. De manera recurrente participa en carreras de coches utilizando un pie para conducir y con el otro acelera y frena. “Probablemente a las dos semanas de tener un arco, ya sabía lo que tenía que hacer. Los coches y el tiro con arco son muy parecidos, ya que un coche sólo quiere ser conducido y no le importa cómo se conduzca. Un arco quiere ser disparado, no le importa cómo se dispara. Por eso me encantan ambos deportes”, comentaba en una entrevista para la BBC.

Por su condición de discapacidad le fue difícil encontrar un empleo y poder llevar comida para sus hijos. “Nadie con hijos se siente bien cuando no puede cuidar de ellos. Yo cazaba con rifle cuando era joven y un día tuve una idea: coger un arco y cazar un animal para llevarlo de comida a casa. Puse en Google ‘cómo cazar sin brazos’ y no había nada. Por eso avancé tan rápido, porque quería aprender para llevar comida a casa“.

Tan bien se le dio, que en 2011 durante un torneo de tiro con arco escuchó hablar de los Juegos Paralímpicos, y un año después se llevó la plata de Londres 2012. No pudo repetir la hazaña en Río 2016, debido en gran parte al sobrepeso que sufría, lo que le ha obligado a adelgazar 27 kilos. “Para estos Juegos me he centrado en asegurarme de estar sano. He podido tirar durante más tiempo sin estar sin aliento, y ya no me duele la cadera. Físicamente me siento mejor, lo que me da más confianza”. Introduzca un título aquí

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

dos − 1 =