Messi contra Mbappé: el rey contra el llamado a ser su heredero

0
78

El Barça-PSG es, posiblemente, el duelo estrella de los octavos de final de la Champions que comienzan este martes. Una eliminatoria con dos de los grandes candidatos, año tras año, a levantar la Champions, que llegan además con urgencias. Los culés, por no haberla ganados en las últimas cinco ediciones, los parisinos porque se quedaron a las puertas en 2020 y también por el tremendo desembolso que ha hecho el jeque Nasser Al-Khelaifi en los últimos años para levantar la codiciada Orejona.

Hablar del enfrentamiento entre FC Barcelona y Paris Saint-Germain es hacerlo del duelo entre Leo Messi y Kylian Mbappé. El considerado como el mejor jugador de los últimos quince años –siempre con permiso de Cristiano Ronaldo, en ese duelo brutal que ambos han mantenido y mantienen– frente al que todos señalan como el que lo será en la próxima década.

Pero, caprichos del destino, el que puede ser el sustituto del otro no es Mbappé de Messi, sino al revés. El futuro del argentino la temporada que viene no está nada claro y los rumores sobre un posible fichaje del ‘10’ del Barça por el PSG son cada vez más intensos. Fue su excompañero Neymar el primero que avivó la llama al declarar que su gran sueño es volver a jugar con Leo; después fue Leonardo, director deportivo del club, el que reconoció que estaban abiertos a su fichaje; y en los últimos días la prensa francesa ha asegurado que el fichaje estaba muy cercano… e implicaría la salida de Mbappé.

Desde que el joven delantero galo fichó por el PSG en 2017 a cambio de 180 millones de euros, los rumores sobre su salida han sido una constante. Aunque nunca tan intensos y fundados como los de esta temporada. Mbappé acaba contrato en junio de 2022 y el propio jugador ha reconocido sus dudas sobre la renovación de su contrato. De no haber acuerdo, el Paris Saint-Germain accedería a negociar su salida para que el año que viene no se fuera libre. La llegada de Messi implicaría su salida casi con toda seguridad, tener en la plantilla a Leo, Neymar y Mbappé es insostenible económicamente hasta para los parisinos y su jeque, Fair Play Financiero mediante.

Hasta los entrenadores reconocen que lo que pase en la eliminatoria depende de lo que hagan los dos grandes astros. Ronald Koeman huyó de la comparación pero les señaló como claves. “De un lado juega Messi, el mejor jugador del mundo y al que necesitamos en su mejor forma. Y casi lo mismo le pasa al PSG con Mbappé”, dijo el entrenador neerlandés. “Estoy muy contento con el rendimiento de Mbappé. Tiene que cumplir con su función, el gol, en ausencia de Neymar y Di María”, manifestó ayer por su parte Mauricio Pochettino.

El duelo está servido, pero el Barça también se aferra a su buen momento de juego, a la calidad individualidad de jugadores como Pedri, De Jong y Griezmann al golpe anímico que suponen las bajas de Neymar y Ángel di María para su rival… y al miedo escénico que le provoca el Camp Nou al PSG. Aun sin público, aquella inolvidable remontada que acabó 6-1 en 2017 flota todavía en el ambiente.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

17 − trece =