Muniain, el otro protagonista de la final de Copa: desafía la mayor maldición y paga su osadía con una deportividad ejemplar

0
108

Iker Muniain fue protagonista antes y después de la final de la Copa del Rey 2020 que disputaron el Athletic Club y la Real Sociedad. El capitán de los bilbaínos se enfrentó a mitos y supersticiones tocando la copa cuando lideraba el camino de su equipo al césped. Para los más agoreros ése fue el motivo de la derrota de los leones, la cual el capitán llevó estoicamente al quedarse en el césped aplaudiendo y presenciando la celebración del título de su rival.

El día antes de la final, Iker Muniain comentó ante los medios de prensa que “este estadio nos trae buenas sensaciones”. Sin embargo en esta ocasión dichas sensaciones no se materializaron en un trofeo. Algunos dicen que porque precisamente el capitán del Athletic Club lo tocó antes del partido. Es una de las mayores supersticiones en el deporte. Una maldición que Muniain no pudo romper y un gesto del que algunos se mofaron incluido el miembro del Congreso de los Diputados Gabriel Rufián, poniendo como ejemplo de lo sucedido a la socorrista del “la he liado parda”.

El otro momento de Muniain en la final de la Copa del Rey 2020 llegó en el momento de la entrega de trofeos. Antes de la entrega de la Copa al capitán de la Real Sociedad, el jugador del Athletic recibió el trofeo de subcampeón, con el que permaneció sobre el césped. Presenció la celebración completa del rival, siendo el último jugador del conjunto bilbaíno en abandonar el terreno de juego.

Hace dos meses fuimos aquí campeones y hoy nos toca la otra cara de la moneda. Esto es el fútbol y el deporte. Pero tenemos otra final por delante y vamos a pelear para poder brindársela a nuestra afición”, comentó un Muniain ejemplo de deportividad y caballerosidad den el fútbol.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

12 + quince =