Once eurodiputados piden al Real Madrid que no acepte un patrocinio millonario de Arabia Saudí para el equipo femenino

0
72

El Real Madrid es una de las marcas más importantes del mundo. Contar con el club blanco como socio implica multiplicar exponencialmente la exposición mediática de cualquier empresa, entidad, gobierno o campaña y eso es lo que quiere utilizar Arabia Saudí.

El régimen está promoviendo desde hace unos años una “limpieza de imagen”, según denuncian varios organismos internacionales de defensa de los derechos humanos, a través del deporte. Organizar las Supercopas de España o Italia, el rally Dakar o albergar un Gran Premio de Fórmula 1 son sólo algunos ejemplos de cómo los grandes eventos competitivos sirven de altavoz.

Una de los últimas iniciativas tiene por objeto que e Real Madrid femenino lleve en su camiseta el nombre de Qiddiyah, la megaciudad de entretenimiento que están construyendo al lado de la capital, Riyadh. El gobierno del monarca Salmán bin Abdulaziz está dispuesto a pagar 150 millones al club blanco por esponsorizar a la sección femenina, algo que no deja de ser irónico dado que en el país las mujeres no gozan de libertad total y sus derechos no están garantizados en plenitud.

Esta situación ha llegado al mismísimo Parlamento Europeo. Once eurodiputados han enviado un escrito al Real Madrid para pedir que no acepten ese dinero, que se empleará en esa operación de limpieza de imagen que denuncian. “Es importante alertar a los clubes y hacerles conscientes de su responsabilidad a la hora de elegir a sus patrocinadores y empleados”, afirmó al respecto la eurodipitada danesa Karen Melchior a la RTL.

“Los políticos como yo podemos dar nuestra opinión, pero no tenemos el poder de decidir”, advierte, y recuerda que, si acepta, el Real Madrid estaría “participando en una maniobra publicitaria para la opresión de las mujeres saudíes”.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

16 + 8 =