Pablo Villa: "Creo que llego a la UTMB mejor que nunca"

0
43

Nadie en su sano juicio se atrevería a sacar a Pablo Villa de la baraja de candidatos para ganar la UTMB 2021. Poco importa que sea su primera participación en los 170 kilómetros de Chamonix, o que haya tenido un año plagado de contratiempos. Si todo va bien, estará delante. Tiene toda la carrera en la cabeza y las piernas están listas. Junto a Thevenard, François D’Haene o Jim Walmsley, Villa opta a todo.

¿Cómo vive los días previos a una carrera como esta? ¿Le surgen dudas sobre si su preparación habrá sido la adecuada?

Una semana antes solo descansas, haces algún estímulo de entrenamiento para recordarle al cuerpo que tiene que competir y vas planificando la carrera, los ritmos, los avituallamientos. Esa es la clave. Ya tengo muchos años de experiencia y sé que ahora el descanso es la clave. No tengo dudas sobre mi preparación.

¿Y cómo se encuentra?

Me encuentro muy muy bien, he tenido las mejores sensaciones de mi vida, y estoy muy bien, aunque eso no quiere decir nada para la carrera. Estuve un mes entrenando en Chamonix, hice 85 horas de entrenamiento, 750 km, y 35.000 de desnivel, 8.000 positivos cada semana. Creo que ha sido un gran entrenamiento que me ha dado mucha confianza

¿Es usted de los que miran en redes sociales lo que hacen sus rivales?

No miro al resto, cada uno tiene su forma de trabajar, yo confío en lo que hago y en mi entrenador. Cada uno tiene su forma de entrenar. Otros atletas, por ejemplo, hacen mucha bici, pero yo no, yo descanso mejor corriendo. Los africanos, por ejemplo, no usan bici y son los mejores del mundo en el fondo. Hay otros que esquían y son los mejores en montaña. Cada uno es distinto.

¿Qué ritmos tendrá que llevar para estar arriba?

Cuando estuve en Chamonix, entrené en el circuito y he cogido los tiempos de todos los años y sé más o menos cómo tengo que ir, sé que tengo que llegar al primer avituallamiento en menos de dos horas, al segundo en cinco. Eso lo voy controlando. Conozco mis datos fisiológicos y sé hasta donde puedes llegar. Tengo que intentar no pasar mi umbral anaeróbico porque entonces generas lactato y fatiga. Pero tampoco miro mucho las pulsaciones porque en estas carreras, a partir de las doce horas, caen por la fatiga.

¿Y ha estudiado los ritmos para hacer qué tiempo?

He estudiado los ritmos de los tres primeros en los últimos años para una carrera de 20-21 horas, en esos tiempos se está peleando por el podium. Pienso en hacer una carrera rápida, bajar de las 21 horas, pero si puede ser más rápido, mejor.

¿Qué comerá?

Llevo ya mucho tiempo trabajando con 226 y es una marca que me va bien. Siempre tomo geles y carbohidrato líquido. La comida en un ultra es necesidad y el sólido no me va bien, así que por ese lado del estómago, más o menos estoy tranquilo.

¿Es usted de los lanzados que responde a los ataques?

No no, hay que usar mucho la cabeza porque lo más complicado es la gestión de ritmo. Es una carrera muy fácil, muy corrible, sin muchas partes técnicas pero hay muchísimos corredores de nivel, y me asusta pasarme de ritmo en las primeras horas. Hay que mantener la cabeza muy fría porque si sales a los ataques y te sacan de ritmo, estás muerto.

Una carrera muy fácil dice: 170 kilómetros, 21 horas…

Jeje, me refiero a que no es muy técnica como otras. Aquí hay que correr mucho tiempo.

¿Ya conoce a sus rivales? Están casi todos menos Kilian.

Si te soy sincero no sé quien corre, no hay que fiarse de nadie, pero tampoco tener miedo de nadie porque estoy muy bien preparado. Sin duda los favoritos serán Thevenard y D’Haene. Ellos son los mejores en el MontBlancc, super especialistas en esta carrera, pero cada uno jugará sus cartas. Thevenard ha ganado todas las carreras de UTMB y si François está como en Estados Unidos, donde ganó hace unas semanas, será muy dificil, pero no hay miedo.

Tiene mérito llegar a este momento de forma tras un año muy complicado para usted

Sí, el año ha sido bastante difícil, aunque más o menos lo esperada, después de todo lo que pasó con el coronavirus, el confinamiento en casa sin poder hacer casi nada. Luego llegó Transgrancanaria con la caída y la hipotermia y me sacudió un poco. Pero poco a poco he ido cogiendo forma y a partir de junio las sensaciones fueron para arriba, a más y más. Ahora solo me conformo con correr al ritmo de los entrenamientos, pero si puedo ir a ganar, lo haré sin dudarlo.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

cuatro + 20 =