París Saint-Germain y Manchester City, el 'derbi del petróleo' y los 2.000 millones de euros

0
31

Duelo de muchos, muchos, muchos millones en el Parque de los Príncipes de París. No solo porque el PSG juegue otro partido en casa, sino por el rival al que tendrá en frente: el Manchester City. Dos equipos con la misma filosofía, gastar para ganar (concretamente, la Champions), y con el mismo historial en esta competición, el fracaso.

Tanto ingleses como franceses han sido la muestra en estos dos últimos años de que el dinero no compra la felicidad (por lo menos la futbolística), siendo ambos los dos últimos subcampeones de la Champions League. Lograron alcanzar la final y cuando parecía que cumplirían su gran objetivo, terminaron cayendo a las puertas de la gloria.

Sus plantillas combinadas están valoradas en más de 2.000.000.000 de euros, y esos son muchos ceros, pero es que las cantidades que se han gastado desde que sus respectivos jeques llegasen al poder son aún más escandalosas… todo, para “nada”.

La primera llegada de los petrodólares al fútbol de élite la protagonizó el jeque Mansour bin Zayed en 2008 adquiriendo el Manchester City y provocando una revolución del fútbol. Desde entonces, año tras año ha ido desembolsando cantidades astronómicas (que superan por mucho los presupuestos de muchos equipos de LaLiga) hasta superar los 2.130 millones de euros gastados en los últimos 13 años.

Futbolistas de la talla de Agüero, Silva, Sterling, Balotelli o desembolsos a priori exagerados como los de Laporte o Stones, son solo algunos de los nombres que han dejado claro el poderío inglés en el mercado de fichajes. Su último bombazo fue la llegada del centrocampista Jack Grealish este verano por la friolera de 117,5 millones.

El resultado no ha estado mal, habiendo ganado todos los títulos posibles en Inglaterra, incluido el famoso cuadruplete doméstico en una temporada (Premier, FA Cup, League Cup y Community Shield), aunque siguen a la espera de saborear el metal la Champions.

En 2011, desde Catar, Nasser Al-Thani, a través del fondo de inversión real, vio el crecimiento que estaba experimentando el equipo de Manchester, pasando de ser un equipo de la zona media-baja de la tabla a ser un claro contendiente por la Premier. De hecho, solo un año después, los ‘sky blues’ se proclamaron campeones de Inglaterra con aquel famoso gol de Agüero.

A partir de entonces, el París Saint-Germain tampoco quiso escatimar en gastos para reforzar su equipo y desde la llegada de Al-Thani, han desembolsado 1.250 millones en todo tipo de futbolistas. Su año más escandaloso en lo económico, el 2017 en el que se hicieron con los servicios de Neymar (222 millones) y Mbappé (189 millones), y sin excesivo esfuerzo. Además, esta temporada su capacidad económica ha logrado convencer a Messi y Ramos de llegar al equipo gratis con suculentas ofertas económicas.

Sin embargo, hay algo que no han podido comprar todavía y es la experiencia. Los fracasos en Champions de uno y otro han reforzado que se cuestione el modelo, aunque ambos copen desde hace unos años la terna de favoritos a llevarse el trofeo. Esta temporada buscarán de nuevo romper con la maldición, ahora ya con la experiencia de saber qué es estar en una final y con menos equipos que a priori parecen estar a su nivel. ¿El año de los petrodólares?

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

10 + 5 =