Pau Gasol, una carrera de leyenda con un broche de oro en Tokio 2020 para el mejor jugador español de la historia

0
42

Pau Gasol debutó en la Liga ACB en 1999 con 18 años. Por aquel entonces era sólo un junior que vestía una camiseta oversize del Barça. En 2001 ganó su primer título liguero. Hoy es un auténtico veterano de casi 41 años que ha regresado a la competición nacional para ganar el título ligero 20 años después.

Una lesión de Rony Seikaly obligó a Pau Gasol a dar un paso adelante en el Barça y el de Sant Boi lo hizo con firmeza. Explotó en la Copa del Rey de Málaga y se consolidó en los Playoffs de la ACB. Se coronó en ambas competiciones y fue MVP de las dos. En 2001 impresionó al mundo y puso rumbo a la NBA sin pensarlo dos veces. Los Atlanta Hawks le escogieron el puesto número 3 y le traspasaron a los Memphis Grizzlies, donde comenzaría una nueva etapa de su carrera. Una carrera para la historia y que le convierte en uno de los mejores jugadores no estadounidenses de todos los tiempos, si no el mejor.

En la NBA, Pau Gasol tuvo un éxito inmediato. Fue Novato del Año y se convirtió en la cara de unos Grizzlies que poco a poco se le fueron quedando pequeños. En 2006 fue elegido para el primero de los seis All-Star Game que disputó. En aquel entonces estaba entre los cuatro únicos jugadores interiores de la Conferencia Oeste entre los diez mejores anotadores, reboteadores, asistentes y taponadores de la competición. Motivos más que suficientes para ser el primer miembro de los Grizzlies en jugar el partido de las estrellas.

El punto de inflexión en la carrera de Pau Gasol en la NBA llegó en 2008, cuando Los Angeles Lakers se hicieron con sus servicios mediante un traspaso. El pívot español dejó los Grizzlies como jugador con más partidos disputados en la historia de la franquicia, así como ostentando los récords de más minutos disputados, más tiros anotados, más tiros libres convertidos, más rebotes ofensivos y defensivos capturados, más tapones puestos y más puntos anotados.

Con el uniforme de los Lakers siguió escribiendo su nombre en la historia del baloncesto, pero esta vez con letras doradas. Siendo una de las segundas espadas de Kobe Bryant, Pau Gasol consiguió dos anillos de campeón de la NBA (2009 y 2010), alcanzando la gloria absoluta en la mejor liga del mundo y junto a uno de los mejores jugadores de todos los tiempos.

Después de los Lakers llegaron tres etapas más en Estados Unidos, en los Chicago Bulls, los San Antonio Spurs y los Milwaukee Bucks, aunque en estos últimos sólo pudo disputar tres partidos antes de caer lesionado del tobillo izquierdo. Una lesión que se alargó en el tiempo y terminó poniendo punto y final a la trayectoria NBA de un Pau Gasol que estuvo inactivo desde 2019 (firmó con los Portland Trail Blazers, pero no llegó a debutar) hasta que en 2021 saltó la noticia de su retorno al Barça.

Lo que en un principio iba a ser un trámite para poder llegar en forma a los Juegos Olímpicos con España se terminó convirtiendo en otro episodio espectacular de la carrera de toda una leyenda viva del baloncesto nacional. La idea, sobre la mesa, era demostrar y demostrarse que estaba bien físicamente para poder acudir a la cita con los aros olímpicos, y vaya si lo ha hecho, siendo una pieza importante en el flamante campeón de liga.

Será el broche de oro de una carrera con la Selección para enmarcar, en la que sólo le queda la espinita de los Juegos. Campeón del mundo, tres veces campeón de Europa (además de dos platas y dos bronces) y dos medallas de plata y una de bronce en los Juegos Olímpicos. Ahora, con el orgullo tocado por no haber podido ganar la Euroliga con el Barça, Pau Gasol quiere hacer historia en Tokio.

Durante la celebración del título de Liga, Pau Gasol no quiso cerrar la puerta a continuar un año más, aunque hizo gala de la misma prudencia de siempre. “Bueno, siempre puede ser el último partido, sobre todo a estas alturas que has batido todos los pronósticos. Veremos, ahora toca descansar, plantearse un poco el futuro, pero muy contento de haber podido jugar a mi nivel”, declaró el pívot.

“Estoy emocionado, feliz porque han sido dos años durillos con muchas dudas, pero a base de trabajar, creer no tirar toalla he podido vivir un momento como éste. Estoy muy agradecido por oportunidad”, concluyó Pau. Como él mismo dice: veremos…

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

5 + 7 =