Polémica por las protestas de la selección noruega de balonmano playa por tener que jugar con bikinis

0
195

La selección noruega femenina de balonmano playa se encuentra en el foco de la polémica del Campeonato de Europa que se está disputando estos días después de su protesta por los uniformes autorizados. Las jugadoras mostraron su disconformidad con la norma de que durante el torneo debiesen de jugar en bikini.

La federación noruega ha estado protestando desde principios de año y pidiendo la supresión de la norma, permitiendo que los shorts superasen los 10 centímetros que han de medir según este reglamento. A Noruega se han sumado varios países como Suecia, pero su presión tampoco ha surtido efecto.

“Las mujeres deben llevar un bikini en el que la parte superior debe ser un sujetador deportivo ajustado y las bragas no deben medir más de diez centímetros en los laterales”, explica el reglamento.

No obstante, el equipo noruego estaba dispuesto a saltarse la normativa al considerarla sexista y hacer frente a la multa que en primera instancia funcionaría como castigo. Sin embargo, justo antes del comienzo del primer partido la organización endureció la sanción.

“Primero nos dijeron que nos impondrían una multa de 500 coronas por persona y partido, que en total serían 50.000 coronas. Dijimos que sí”, explican, hasta que comenzaron las amenazas de descalificación. “Así que nos vemos obligadas a jugar con biquini”, aseguraba la capitana de la selección, Katinka Haltvik, a NRK.

Las jugadoras, que aseguraban sentirse “innecesariamente sexualizadas” e incómodas cuando tienen el período, querían jugar con shorts que cubran el trasero de manera completa, algo que solo terminaron haciendo en el último partido por el bronce, precisamente contra España. Una opinión que se muestra que no comparte la organización del torneo.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

diez + 4 =