Salvados y el "odio eterno al fútbol moderno": negocio, política, fiscalidad, apuestas, insultos…

0
43

La Superliga, la publicidad de casas de apuestas, la fiscalidad de los jugadores… el fútbol moderno sale “a juicio” en el último programa de ‘Salvados‘ en el que diversas personalidades del deporte rey hablan sobre la evolución de este y de cómo lleva varios años tornando a ser un negocio. Joan Gaspart, Augusto César Lendoiro, Javier Tebas o Borja Iglesias fueron algunos de los protagonistas de la noche.

Odio eterno al fútbol moderno” fue una de las frases que el presentador Gonzo repetía constantemente a los invitados, un sentimiento cada vez más común en los aficionados por el giro hacia el dinero que está dando el deporte. Los expresidentes de Barcelona y Deportivo de La Coruña detallaron cuándo creen que ocurrió ese trascendental giro.

“No sé si la palabra es “negocio”, lo que sí cambia es el sistema. Por ejemplo, aparece en la televisión”, opina Lendoiro, que señala a Jaume Roures, dueño de Mediapro, como catalizador del cambio, cuando “en el 95 o 96” le ofreció “20.000 millones de pesetas a entre todos los equipos”. “Ahí se rompe con el sistema tradicional porque los clubes van a vender sus derechos televisivos. Se pasaba de tener 100 millones de pesetas a tener 1.000 millones”, cuenta.

Los presidentes también fueron preguntados por uno de los temas más candentes del fútbol contemporáneo: la Superliga. Aunque con opiniones distintas sobre cómo llevarla a cabo (y cómo se ha intentado hacer) ambos concuerdan en que es inevitable.

Por su parte, Javier Tebas, presidente de LaLiga y otro de los entrevistados en el programa, volvió a aprovechar para cargar contra Florentino Pérez como principal precursor de la Superliga, al que describe como “equivocado y descentrado” al justificar su creación por la crisis económica del fútbol. “La única preocupación que tenemos es el Fútbol Club Barcelona, pero el resto saldrán adelante”, explica Tebas.

“Él tenía que justificar su proyecto de la Superliga con alguna excusa para llevar ese dinero a unos cuantos clubes ya ricos, que ahora serían súper ricos y así sus jugadores en vez de siete Lamborghinis tengan diez Lamborghinis”, añadió el presidente de LaLiga, antes de reflexionar sobre un nuevo reparto en la riqueza del fútbol, algo que hay que “replantearse”.

El presidente de LaLiga también atacó temas como la fiscalidad española, sobre la que no entiende por qué “si viene un jugador de fuera, su impuesto sobre la renta está sobre el 50%” en lugar del 25% habitual; la nueva ley de publicidad y las casas de apuestas, sobre la que “cree que se ha excedido en la regulación”; o los insultos en los campos de fútbol como los que recibieron Zozulya y Diakhaby.

También recogió el guante sobre algunos de estos asuntos fue el delantero del Betis, Borja Iglesias. El futbolista se declaró en contra de las casas de apuestas, para las que nunca ha hecho ningún spot, ni “los del club para la empresa de apuestas”. Sin embargo, quiso incidir en el tabú de los futbolistas para hablar de ciertas cuestiones como la política o el activismo.

“Te coloca una etiqueta”, explica Iglesias. “No solo se te coloca coloca a ti la etiqueta, sino también a tu club, que igual es apolítico y no quiere meterse. Ya hay suficiente con la rivalidad en el fútbol como para añadirle una rivalidad política”, añadió.

Él, personalmente, ha sido víctima de insultos en redes sociales por haberse posicionado a favor del Black Lives Matter pintándose las uñas de negro. “Recibí muchas críticas y muchos insultos. Durante unas semanas pensé en no mojarme más”, confesó.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

17 − ocho =