Segunda paliza del Efes al Real Madrid en dos días y complica su permanencia la Euroliga

0
46

El Real Madrid cayó (91-68) este jueves ante el Anadolu Efes en la segunda derrota blanca en los ‘playoffs’ de la Euroliga (0-2), de nuevo lejos de tener opciones ante los turcos, que se quedan a una victoria de eliminar al equipo español y llegar a la ‘Final Four’.

Dos días después del inicio de la serie, los de Pablo Laso volvieron a perder claramente en el Sinan Erdem, esta vez con un contratiempo más a la lista de bajas y salidas a la NBA, con la baja de última hora de Edy Tavares. La suerte del 10 veces campeón de Europa estaba en manos de su mezcla de veteranos y noveles.

Al Madrid le tocaba sufrir y el Efes lo quiso hacer incluso indoloro. Los de Ergin Ataman no dieron pie a la sorpresa y de inicio sacaron una versión seria y efectiva. El Madrid no se pudo defender con un segundo cuarto que mantuvo de más de 10 puntos abajo a los blancos, tirados por el orgullo de Llull y Rudy.

Con la baja de última hora de Tavares, también sin Alocén, los de Laso tiraron de sus galones. Era una final y así lo entendió la pareja balear, un buen ejemplo para Vukcevic y Garuba. El Efes entró en calor antes y no tardó en escaparse (20-10), con Larkin entonado y los turcos en un alto ritmo que el Madrid no supo parar.

Siete puntos de Thompkins fueron vida en el primer cuarto, pero Larkin siguió haciendo triples que al Madrid le fallaron con 2 de 13 al descanso. Fue el momento de Llull y Rudy tirando del carro, con un Efes suelto en ataque, con Moerman y Simon, y los de Laso con una decena de puntos insalvables (44-32) en el paso de los minutos.

Así siguió siendo tras el descanso y la diferencia creció. El Efes volvió con más acierto si cabe y los triples de Micic y Sanli dieron el revolcón definitivo al Madrid (61-40). Aún quedaban 13 minutos y a los blancos se les hacía imposible no solo el partido. Rudy puso el orgullo en la agonía, tanto en ataque como en defensa.

También Vukcevic puso energía y ganas por al menos no salir con la paliza. Micic sí quiso hacer sangre, tras no aparecer en el primer encuentro, y el Efes siguió muy atento en defensa. Beaubois confirmó el segundo repaso en Estambul para un Madrid que le había dado para competir hasta topar con un aspirante serio al título.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

1 × 4 =