Sky Brown patinará en los Juegos Olímpicos con 13 años tras fracturarse en cráneo: "No recuerdo aquel día"

0
52

Sky Brown en la atleta olímpica más joven de la historia de Gran Bretaña. Con 13 años recién cumplidos, sólo unos días antes de que se encienda el pebetero, es la skater número tres del mundo en la disciplina de park y una de las aspirantes a medalla en los Juegos Olímpicos de Tokio, así como la protagonista del documental Reaching the Sky (disponible en España desde hoy en la App de Eurosport).

Sin embargo, en sus entrenamientos de cara a la cita en Japón se encontró con un sobresalto que a punto estuvo de cambiar su vida para siempre. Sufrió un aparatoso accidente intentando un salto de rampa a rampa y se fracturó el cráneo y se rompió los huesos de la mano izquierda. Un año después parece que no hubiese pasado nada y que estemos ante la misma Sky Brown que patina por diversión, sin la presión de ser profesional o la responsabilidad de volver a casa con una medalla.

“Sinceramente no recuerdo aquel día. Estaba patinando como cualquier otro día, intentando conseguir un truco”, explica Sky en una charla con medios de prensa en la que participó 20Minutos. “No recuerdo nada, pero mis padres me dijeron que fueron momentos duros, con mucha sangre. Estuve inconsciente durante mucho tiempo, fue muy duro, pero me alegro de haberlo pasado”.

Sin embargo, la valentía de Brown la hizo regresar más fuerte que antes. “Para mí fue fácil [volver a patinar]. No tenía ningún miedo. Fue duro para mis padres volver a dejarme subir a la tabla, pero simplemente estaba emocionada y quería volver a la tabla y hacer locuras”, confiesa la joven británico-japonesa. “Me hizo más fuerte y mejor persona, pero fue complicado insistir a mis padres para que me dejasen subir de nuevo al skate. Me decían ‘¿no quiere hacer otra cosa como bailar o surfear?’”.

Y es que patinar está en la sangre de Sky Brown. No entiende su día a día sin estar encima del skate. “Es una sensación muy guay. ¡Es la mejor sensación del mundo!”, responde cuando le piden que describa qué siente cuando se desliza con su tabla. “Sientes como que casi estás volando. Es muy satisfactorio, es una sensación increíble. Es difícil de explicar”. Una sensación que no ha cambiado desde que se subió por primera vez a un skate cuando tenía dos años. Ni siquiera el hecho de convertirse en profesional ha hecho que Sky cambie su mentalidad. “Simplemente disfruto el momento e intento mejorar. Honestamente, es muy divertido”.

Ahora, la niña que creció admirando a la brasileña Leticia Bufoni llevará su sempiterna sonrisa y su espíritu positivo a Tokio 2020. Allí se enfrentará a las mejores skaters del mundo. Algo que no es nuevo para ella, pero que bajo el halo de los aros olímpicos se diferencia un tanto de las competiciones en las que está acostumbrada a participar. “¡Estoy muy emocionada! Estoy muy contenta de patinar con todos mis amigos, estar en los Juegos Olímpicos y pasarlo bien allí”, comenta Brown. Una combinación perfecta para mostrar el mundo que el skate ha llegado a los JJ.OO. para quedarse.

La gente piensa que el skate no es un deporte, sino una forma de vida. Es más cuestión de pasarlo bien ahí fuera, pero creo que merece estar en los Juegos Olímpicos. Es un deporte muy bonito y muy guay, y sorprenderá a todo el mundo. Nunca sabes qué va a pasar. Creo que es un deporte muy chulo de ver”. El 4 de agosto, Sky y el resto de participantes de la modalidad de park podrán demostrarlo.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

4 × 3 =