Un piloto de la NASCAR aprovecha el parón de seis horas de la Daytona 500 para ir a comprar la cena en su coche

0
131

La Daytona 500 de la NASCAR dejó para la posteridad un retraso de seis horas por culpa de la lluvia y dos accidentes de impresión, pero también varias escenas un tanto cómicas, como por ejemplo la protagonizada por el piloto Ross Chastain, que aprovechó la suspensión por las inclemencias del tiempo para ir a comprar comida rápida con un coche de la escudería para la que corre, ataviado con su mono oficial.

La carrera se paró después de quince vueltas por una tremenda tormenta, acompañada de rayos. Momento en el que Ross Chastain tomó prestado un coche de su equipo para desplazarse hasta un McDonald’s próximo y comprar la cena a través del Drive-Thru. Ante la sorpresa de la empleada que le atendió, Chastain recogió varias bolsas de comida, para él y para miembros de su equipo.

Algo parecido hizo otro piloto de la carrera. El novato Chase Briscoe prefirió la cadena de restaurantes Panda Express y, acompañado de su esposa, se desplazó hasta allí a por algo de comer.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

18 + 13 =