Yousef lucha cada día por lograr su sueño: ser karateca olímpico

0
45

La incorporación de Blake Griffin a la plantilla de los Brooklyn Nets se antoja como un movimiento importantísimo para el conjunto neoyorquino de cara a sus aspiraciones de llevarse el título de la NBA. Sin embargo parece que el subconsciente todavía juega malas pasadas al ala-pívot, al que se vio aplaudiendo una jugada de su exequipo mientras estaba en el banquillo de los Nets.

La escena tuvo lugar en la últimavisita de los Detroit Pistons, anterior equipo de Griffin, a la cancha de los Brooklyn Nets (victoria para los locales por 100-95). En una buena jugada de ataque ejecutada por el equipo del estado de Michigan, Isaiah Stewart terminó quedándose sólo en las proximidades de la canasta y colgándose del aro a placer, lo que provocó un tímido aplauso por parte de un Blake Griffin vestido de calle en el banquillo de su nuevo equipo.

El propio jugador declaró recientemente que su fichaje se debía a la “necesidad de otro hombre alto que llene los huecos que dejan el resto de estrellas del equipo” y que su llegada a los Nets era necesaria para ganar el anillo. Antes de fichar por Brooklyn, Blake Griffin jugó en Los Angeles Clippers (2009-2018) y los Detroit Pistons (2018-2021). En ese tiempo fue nombrado Rookie del Año y seis veces All-Star.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

cuatro × uno =